Publicado: 19 de Noviembre de 2019

Los vinos de Canarias fueron muy apreciados por la aristocracia europea en el siglo XVII. Con la llegada de las nuevas tendencias y la entrada de nuevas regiones productoras, el vino canario perdió un poco de su fama, pero no su calidad. La tradición vitivinícola de la región logró sobrevivir y hoy día las Islas Canarias cuentan con 10 Denominaciones de Origen (DO), varias de las cuales ostentan los vinos de Tenerife.


Cinco de las diez zonas vitivinícolas de la región Canaria se encuentran en Tenerife. En esta isla el vino forma parte intrínseca de la cultura, tanto así que el mes de noviembre está dedicado a él. Y es que, a finales de este mes, durante la Fiesta de San Andrés, se abren las bodegas de la isla para dar la bienvenida a nuevos y fieles catadores para descorchar los caldos de la última vendimia. 


Este año, además de poder disfrutar los nuevos vinos de las bodegas de Tenerife, los vinófilos podrán disfrutar de talleres y jornadas técnicas. El Cabildo de Tenerife no ha querido limitarse a la celebración del descorche del vino, por lo que ha organizado una semana completa de actividades para potenciar la comercialización de los vinos de la región.

Así son los vinos de Tenerife 

¿Por qué los vinos de Tenerife son uno de los mejores? ¿Qué los hace tan especiales? De las cinco Denominaciones de Origen tradicionales de Tenerife, la pionera es la de Tacoronte-Acentejo, creada hace más de 25 años. Las uvas para estos vinos se suelen cultivar sobre los 1.000 msnm, siendo la mayoría variedades tintas, que suponen en 80% de la producción de la zona. Estos vinos destacan por tener un carácter aromático y afrutado.


Cuando se trata de vinos blancos, en Tenerife hay mucha variedad y calidad. La Denominación de Origen Abona, por ejemplo, cultiva, sobre todo, la uva de Listán Blanco. Sus vinos tienen un aroma suave y afrutado, que además destacan por tener matices a flor de mango, almendra y plátano.


La DO Valle de Güímar también son, en su mayoría, blancos y se caracterizan por tener toques frutales y de hierba fresca. Los tintos destacan por tener notas terrosas y los rosados ofrecen toques a frutos rojos. También está la DO Ycoden – Daute – Isora, cuyos vinos blancos tienen un aroma frutal y floral, que permiten percibir notas dulces y ácidas al paladar. Los vinos rosados de esta región son muy especiales y diferentes a otros porque tienen un sutil toque a fresa y piña que los hace más tropicales. 


La quinta DO que se encuentra en esta isla es Valle de La Orotava. Sus vinos, entre los que destacan sobre todo los blancos, tienen aromas frutales y son ligeramente amargos, mientras que los tintos son suaves también con un toque amargo. Mientras que los rosados tienen aroma a frutos silvestres y son de un atractivo color frambuesa.


¿Quieres disfrutar de estos vinos y conocer los nuevos caldos de las bodegas de Tenerife? Noviembre es la oportunidad para hacerlo y qué mejor excusa que las festividades de San Andrés para conocer a fondo la interesante tradición vitivinícola de la región.